No cerrar sesión

Indique el email con el que se registró y la nueva contraseña que desee tener.

Recibirá un correo para validar el cambio de contraseña.

Condiciones de uso

Entrevistas de Vida Activa

Margarita Salas Falgueras

Margarita Salas Falgueras
Entrevista a Margarita Salas Falgueras
Bioquímica. (Asturias, 1938) Logo experiencia de envejecer

¿Quién es?

Licenciada en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid. Fue discípula de Severo Ochoa, con el que trabajó en los Estados Unidos. Ha obtenido diferentes galardones, siendo nombrada "Investigadora europea 1999" por la UNESCO. Sus trabajos sobre el virus Phi29 han proporcionado revelaciones clave sobre el funcionamiento del ADN. Su hallazgo de la enzima "ADN polimerasa" ha sido posteriormente trascendental para el desarrollo del campo de la biotecnología.
En la actualidad investiga en el Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa" del CSIC y de la Universidad Autónoma de Madrid. Es miembro de la Real Academia Española y de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y presidenta de la Fundación Severo Ochoa. En mayo del 2007 fue nombrada miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, convirtiéndose así en la primera mujer española que entra a formar parte de esta institución.

¿Cómo decidió seguir trabajando, a pesar de estar jubilada?

Para mí el trabajo o la investigación es fundamental. Yo no me veía jubilada, sin seguir trabajando. En el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que es la institución a la que pertenezco, hay la figura de profesor Ad Honorem que yo solicité y finalmente me nombraron. En el Centro de Biología Molecular no me pusieron ninguna pega para seguir conservando el laboratorio que tenía, con lo cual, sigo tan activa y trabajando exactamente igual que antes de jubilarme.

Los familiares y amigos ¿le han apoyado en esta decisión?

La gente valora muy positivamente el que yo siga trabajando, porque saben que es mi vida. La investigación es mi vida y están muy contentos por mí, porque pueda seguir trabajando.

¿Cuántas horas dedica a su trabajo?

Todo el día prácticamente. Generalmente no me voy a casa hasta las ocho de la tarde. Además, hay días, como los miércoles por la tarde, que tengo sesión en la Real Academia Española. Y los jueves estoy prácticamente todo el día en la Academia Española, excepto las horas del medio día, de la comida, que me vengo al laboratorio corriendo para hacer las cosas más urgentes que tenga que hacer.

Tiene que tener algún truco poder abarcar tanto trabajo a su edad…

¡Sólo tengo 73 años! Tengo la misma actividad que antes de jubilarme e igual que hace 20 años, diría yo.

Imagen

Pero sin duda con una experiencia de gran valía para los jóvenes equipos con los que trabaja.

Creo que en la investigación no debería haber jubilación. Es decir, que si uno está bien, física y psíquicamente…evidentemente uno tiene que estar bien y tiene que haber controles, para que si una persona no está bien, que no siga trabajando. Pero si uno está bien, ¿por qué no va a seguir trabajando?

En Estados Unidos, por ejemplo, los investigadores no se jubilan. Pueden estar trabajando mientras consigan dinero y financiación para proyectos.

Y aquí, afortunadamente hemos conseguido, porque hemos luchado por ello, para que los investigadores principales podamos seguir pidiendo proyectos de investigación. Hace unos años, cuando te jubilabas, aunque fueses Profesor Ad Horonem del Consejo, el Ministerio no te permitía ser investigador principal de un proyecto. Tenías que formar parte en un proyecto liderado por otro.

Pero desde hace tres años más o menos, conseguimos cambiar esto y que el Ministerio nos admitiese que los méritos de la Universidad o los Ad Honores del Consejo, pudiésemos seguir siendo investigadores principales de los proyectos. Desde enero estoy trabajando en un nuevo proyecto en cual soy investigador principal.

¿Cuántos proyectos has realizado?

Pues llevo toda la vida con proyectos porque si no hay proyectos, no puedes investigar. Tienes que hacer un proyecto de lo que pretendes hacer, después tienes que rendir cuentas de lo que has hecho y bueno, si te dan el proyecto, sigues trabajando. Si no te dan el proyecto, mala cosa. A mí, afortunadamente, siempre me lo han dado.

Con tanto trabajo, ¿tiene tiempo libre?

A veces me llevo trabajo a casa, cuando hay cosas muy urgentes. Pero si no hay cosas muy urgentes, los fines de semana los dedico a otras cosas que me gustan.

¿Qué hace en su tiempo libre?

Pues me gusta muchísimo la música. La música me entusiasma. Voy mucho a los conciertos del auditorio los sábados por la tarde. Y si no hay concierto, como por ejemplo ayer, estuve en el teatro viendo la Regenta.
También voy al cine o a alguna exposición. Siempre me gusta hacer algo, en definitiva, me gusta el ocio cultural

¿Cree que trabaja mucho o cree que es lo normal?

Trabajo lo que considero que debo trabajar, aunque siempre estoy muy agobiada de trabajo porque quiero hacer de todo y claro, tengo también viajes, entrevistas, conferencias… Entonces, a veces voy un poco “con la lengua fuera” para abarcar todo. Pero, lo voy sacando adelante.

¿Hasta cuándo piensa continuar? ¿Tiene alguna fecha tope o terminar algún proyecto…?

Yo espero seguir trabajando todo el tiempo que pueda. Lo ideal es seguir trabajando, aunque estoy de acuerdo que hay determinados trabajos que es difícil seguir realizando a cierta edad. Pero el trabajo intelectual es fantástico. Cuanto más usas el cerebro, mejor lo tienes, menos envejeces.

¿Se ve usted con 100 años trabajando en el laboratorio?

Sí. Si llego a los 100 años, espero poder seguir viniendo al laboratorio. La investigadora Rita Levi-Montalcini, que tiene el Premio Nobel, acaba de cumplir 103 años. Cuando tenía 100 años, le hicieron Doctora Honoris Causa por la Universidad Complutense de Madrid y en una entrevista que le hicieron, ella decía que iba todos los días a trabajar en el laboratorio, a sus 100 años. Y también decía que lo importante no es no tener arrugas en la cara, si no, no tener arrugas en el cerebro. Eso se consigue, yo creo, a base de ejercitar el cerebro y de seguir trabajando y de seguir pensando. Para mantenerse bien intelectualmente, yo creo que es muy importante seguir usando la cabeza.

Además de la mente, ¿se cuida físicamente?

La verdad es que me cuido poco y hago poco ejercicio. Tendría que hacer más, pero hago poco porque no tengo tiempo. Desde mi casa a aquí vengo en coche, con lo cual camino poco. Pero bueno, me sigo manteniendo.

Con el paso de los años, ¿cómo valoras las cosas?, ¿tienes otras prioridades?

Yo creo que no ha cambiado mi escala de valores, ni mis prioridades. Yo creo que sigo siendo la misma que hace treinta años. Y espero no cambiar.

¿Qué has ganado con los años?

Se gana mucha experiencia. Pero el interés por las cosas, yo creo que se mantiene vivo, igual que hace muchos años.

¿Qué le parece la juventud de hoy en día?

En mi juventud tuve que luchar. Yo fui muy discriminada. Cuando hice la tesis doctoral, muy pocas mujeres hacían tesis doctorales en esa época y se nos consideraba a las mujeres que no valíamos para investigar, que no teníamos capacidad para investigar. Se nos trataba despectivamente y éramos poco visibles.

Ahora las cosas han cambiado mucho respecto a las mujeres. De hecho, hay muchas mujeres haciendo la tesis doctoral, en mi grupo somos ahora la mitad mujeres y la otra mitad hombres. Pero hay grupos de investigación en el que el “noventaitantos” por ciento son mujeres hoy día. O sea, que el número de mujeres que está iniciando la investigación es muy alto.

¿Les ve tan motivados como en su época?

Yo creo que en nuestra época estábamos más motivados. Creo que ahora la juventud ha cambiado y aunque por supuesto trabajan mucho y toman mucho interés, no hay una dedicación tan absoluta. Cuando yo hacía la tesis doctoral, no teníamos ni fines de semana, ni fiestas, ni nada. Era una dedicación al cien por cien. Y ahora no es tal la dedicación. La gente demanda su tiempo, sus vacaciones, sus fiestas. En ese sentido ha cambiado, lo cual es cosa de los tiempos, ya que vivimos en tiempos distintos.

¿Qué le diría las personas de su edad para que se mantengan activas?

Sobretodo que no se apoltronen. Que sigan activos de cabeza, con lecturas. Saliendo a hacer lo que sea. En fin, ir al cine, ir al teatro, ir a conciertos, ir a exposiciones. No quedarse en casa apoltronado delante de la tele, eso es lo peor.

 
Icono comentarios
Comentarios (0)

Introduzca su comentario.



He leido y acepto las condiciones de uso

PORTAL DE FORMACIÓN
Cursos on-line de la SEGG
BOLSA DE TRABAJO
Bolsa de trabajo de la SEGG
Bimédica - Artículos sobre incontinencia urinaria
PATROCINADO POR SEGG
PUBLICACIONES SEGG
GlobaLLC

SOCIOS COLABORADORES