No cerrar sesión

Indique el email con el que se registró y la nueva contraseña que desee tener.

Recibirá un correo para validar el cambio de contraseña.

Condiciones de uso

Reportajes de Salud

Centros de día

Centros de día

Un lugar donde pasar agradables momentos, realizar entretenidas actividades, mantener charlas amenas con personas de tu generación, entablar nuevas amistades, estar bien atendido y contar con un grupo de profesionales que estarán pendientes de tu salud y necesidades… No es un sueño, son los centros de día, unos lugares adaptados plenamente a las personas mayores donde te encontrarás como en casa, ¡o mejor!
La evolución de nuestra sociedad está unida a una serie de mejoras económicas, sociales y sanitarias, que inciden directa e inexorablemente en la mejora de la calidad de vida de las personas. Todas ellas han propiciado un prometedor aumento de la esperanza media de vida, que se sitúa en torno a los 80 años en España, un dato positivo e importante a tener en cuenta a la hora de equipar y establecer unidades de atención específicas para este grupo de población, cada vez más creciente.
Antes estas nuevas necesidades que la realidad demográfica demanda, la atención al mayor se ha diversificado en misma medida que se ha especializado. Hasta hace poco las residencias se presentaban como única alternativa cuando se alcanzaba una determinada edad. También existen los servicios de teleasistencia para los mayores que viven solos o los equipos de soporte domiciliario para pacientes con dificultades de acceso a las consultas, servicios que todavía no han alcanzado un desarrollo óptimo y que no se han generalizado.
Afortunadamente, la demanda creciente de servicios enfocados al mayor ha hecho que se desarrollen otras opciones y fórmulas en el sector. En este sentido, es necesario un seguimiento más cercano y metódico en la mayoría de los casos, realizado de una manera cómoda, segura y enriquecedora para el mayor.
Así es como han nacido los centros de día, concebidos para prestar asistencia a aquellas personas que van cumpliendo años y que, en muchos de los casos, necesitan un tratamiento preventivo para paliar el deterioro del envejecimiento y en otros, tratar la aparición de determinadas patologías en sus diferentes fases.

Especializados en ti

Los centros de día son instalaciones especializadas en la tercera edad, acondicionadas para facilitar la movilidad de los mayores y conformadas por profesionales dedicados a la prevención, tratamiento y cuidado de las personas mayores. Los centros de día, también, llamados centros de atención diurna, proponen un enfoque diferente al tradicional de las residencias. En ellos, el mayor puede seguir viviendo en su casa y, a su vez, recibir la atención y tratamientos que necesita, cuidando así su calidad de vida, un meta importante para todas las personas e imprescindible para nuestros mayores. Esta es una de las claves para el éxito de esta clase de centros.
La principal filosofía de los centros de día es mejorar el bienestar de los mayores en una etapa vital cada vez más extensa y plena. Esta época vital debe estar encaminada a conseguir un envejecimiento activo, que lo podríamos definir como aquel en el que se mantiene estado de bienestar físico y emocional satisfactorio, lo que permite tener una visión positiva y vitalista de este proceso. Una buena calidad de vida es uno de los factores que van a redundar en una buena salud, entre otros, y que requiere atención y mantenimiento físico y psíquico.
Los centros de día también cubren este proceso y otras muchas necesidades. Por ejemplo, favorecen la percepción por parte de los mayores de una mejor calidad de vida. Y es que, a medida que vamos envejeciendo nos volvemos, en términos generales, más apáticos a la hora de realizar actividades grupales, nos cuesta más relacionarnos, salir de nuestro hábitat y entrar en contacto con desconocidos, en definitiva, nos cuesta más cambiar nuestras costumbres. En este sentido, todo este trabajo de socialización a través de actividades es tremendamente útil y beneficioso para trabajar las áreas físicas y cognitivas.

Centros de día, la opción más cercana

Los centros de día pueden ser un buen punto de partida a la hora de decidir qué tipo de atención requiere un mayor. Gracias a la labor y asesoramiento que se da en las Escuelas de Familia, los responsables de los centros asesoran a nuestros mayores y sus familias sobre la conveniencia, estado del mayor, ocupaciones y terapias a realizar, y en definitiva, decidir qué es lo que más les conviene, qué cuidados requieren para elevar su calidad de vida y qué asistencia es la más adecuada.
Este tipo de centros cubren un espectro de necesidades muy amplio durante su horario de actividad y permiten la convivencia del mayor con su familia durante la noche, con lo que el mayor se encuentra socializado y mantiene un contacto diario y directo con su familia. Por lo tanto, se diferencia en este aspecto con las residencias, que conllevan un alejamiento del mayor del núcleo familiar.
La tercera edad no es sinónimo de aislamiento social. Como bien saben los responsables de los centros de día, los mayores disfrutan en compañía de semejantes, de personas afines a su edad e intereses, por lo que es vital fomentar y promover actividades, todo ello sin perder el apoyo de su familia.
En definitiva, nuestra sociedad se encuentra en el comienzo de una nueva época demográfica, en la que los mayores tendrán mayor voz y sus necesidades son crecientes, pero los centros de día los beneficios que un envejecimiento activo requiere: son una opción flexible, cercana y de calidad para el cuidado de nuestros mayores con la seguridad de que seguirán estando en familia.


 
Icono comentarios
Comentarios (0)

Introduzca su comentario.



He leido y acepto las condiciones de uso

PORTAL DE FORMACIÓN
Cursos on-line de la SEGG
BOLSA DE TRABAJO
Bolsa de trabajo de la SEGG
Bimédica - Artículos sobre incontinencia urinaria
PATROCINADO POR SEGG
PUBLICACIONES SEGG
GlobaLLC

SOCIOS COLABORADORES