No cerrar sesión

Indique el email con el que se registró y la nueva contraseña que desee tener.

Recibirá un correo para validar el cambio de contraseña.

Condiciones de uso

Reportajes de Salud

Por encima de los 50 años: Presta atención a tu próstata

Por encima de los 50 años: Presta atención a tu próstata

La próstata es una pequeña glándula con la cual nace el varón, que está localizada en la salida de la vejiga, rodeando a la uretra, con múltiples funciones, en la que la más conocida es la secreción glandular, fundamental para los espermatozoides durante la eyaculación.

Durante un largo período la próstata permanece poco desarrollada hasta que presenta un manifiesto crecimiento durante la pubertad. Posteriormente permanece durante otro período más o menos estacionario hasta que, en torno a los 50 años, presenta en la mayoría de los varones una transformación hiperplásica benigna. Por eso a esta edad es cuando se aconseja realizar seguimientos periódicos al varón.

Síntomas que que algo va mal

En la producción de síntomas (molestias) por parte de la próstata, esta no se encuentra sola. La vejiga participa activamente en las manifestaciones de la hiperplásica benigna de próstata. Es lo que ocurre con la llamada vejiga hiperactiva, en donde (como su nombre indica) la vejiga esta continuamente activa, contrayéndose, dado ganas contínuas de orinar e incontinencia urinaria. En estos casos, el protagonismo estaría en la vejiga, más que la próstata, aunque el causante estaría en muchos casos en la hiperplásica benigna de próstata. Es más, el tratamiento iría más dirigido a estas molestias, que a la propia hiperplásica benigna de próstata. Los síntomas de la hiperplásica benigna de próstata se asocian frecuentemente a la disfunción eréctil. Hasta hace poco se despreciaba esta relación. Actualmente hay datos suficientemente contrastados que apoyan esta hipótesis. Esto justificaría el tratamiento actual de ambas patologías con fármacos comunes.
Estos síntomas del tracto urinario, a los que nos referimos, pueden agruparse siguiendo a las dos fases funcionales del tracto urinario inferior (constituída por vejiga y uretra): llenado y vaciado vesical. En la primera, estarían recogidas: el incremento de la frecuencia miccional (por encima de ocho veces al día), la urgencia miccional, la urgencia-incontinencia y la nicturia (levantarse por las noches a orinar). En la segunda estarían recogidas: la dificultad miccional y el calibre miccional disminuido. También pueden presentar síntomas de las dos fases: llenado y vaciado. La vejiga hiperactiva se consideraría como una alteración de la fase de llenado. Tan importante como la valoración de la intensidad del síntoma, sería su impacto en la calidad de vida. La vejiga hiperactiva es una de las que más afectan negativamente la calidad de vida del paciente que la padece.

El diagnóstico

Estos síntomas son competencia del urólogo, aunque el médico de atención primaria también se ve involucrado, dada la alta prevalencia de la hiperplásica benigna de próstata (por encima del 50 por ciento, en edades entre 50 y 60 años, y el 80 por ciento, en edades por encima de 80 años). En la valoración diagnóstica, se incluye el tacto rectal, la analítica de sangre y orina, la ecografía urológica, las técnicas urodinámicas, los isótopos radioactivos y la determinación en sangre del PSA (prostátic specific antigen). El PSA es un marcador prostático de actividad, en el que debe sospecharse la existencia de una neoformación prostática maligna, en varones, por encima de valores de 4 ng/ml. En estos casos debería procederse a su confirmación mediante una biopsia prostática.

Tratamiento eficaz

En el tratamiento de la hiperplásica benigna de próstata, sobretodo con síntomas leves, se debería proceder a realizar cambios globales en el estilo de vida:

  • Evitar o restringir el consumo de alcohol.
  • Fomentar el ejercicio y evitar el sedentarismo.
  • Evitar la obesidad.
  • Evitar el estreñimiento.
  • Aumentar el consumo de líquidos.
  • Sustituir los fármacos diuréticos por antihipertensivos, que no tengan ese mecanismo de acción.
  • Adecuar la administración de diuréticos a la actividad cotidiana del paciente.
  • Controlar la diabetes.
  • Evitar los fármacos que interfieran los síntomas del tracto urinario inferior.
A esto se puede añadir, en caso de síntomas de la fase de llenado vesical:
  • Técnicas de “distracción” con el fin de evitar la sintomatología de urgencia: compresión peneana, aumento de la presión perianal, y técnicas de respiración.
  • Control mental, y técnicas de “evasión mental”, para evitar o intentar controlar las alteraciones de la fase de llenado vesical: no pensar en el váter, en la micción o en el deseo de orinar.
  • Reentrenamiento vesical, controlando la sensación de deseo miccional, con la finalidad de incrementar el volumen miccional (alrededor de 400 cc) y el intervalo entre dos micciones consecutivas.
En caso de síntomas de vaciado vesical:
  • Evitar la ingesta abundante de líquidos en momentos puntuales, sin que sea inferior al mínimo recomendado.
  • Evitar el consumo vespertino de líquidos.
  • Evitar la ingesta de cafeína, teína, y otros productos con poder diurético.
  • Recomendar técnicas de relajación, sobre todo cuando la micción es prolongada, y el calibre miccional está disminuido.
  • Realizar técnicas de vaciado en dos tiempos.
  • Evitar la repleción vesical excesiva y no forzar la capacidad vesical.

Los fármacos más adecuados

Existen diversos tipos de fármacos que pueden utilizarse ante hiperplásica benigna de próstata sintomática. Si predominan los síntomas de alteración de la fase de vaciado estarían indicados fármacos que disminuyeran el “tono” de la uretra prostática, en similitud a lo que persiguen los hipotensores en los casos de hipertensión arterial. En caso de síntomas de la fase de llenado, los fármacos que inhibieran la hiperactividad vesical, estarían indicados (anticolinérgicos y estimulantes Beta 3 adrenérgicos).
Como inhibidores de las próstatas de tamaño grande, se aconsejan fármacos que disminuyan el componente glandular de la próstata (inhibidores de la 5 alfa-reductasa).
En los pacientes, con disfunción eréctil, que asimismo presentan síntomas de la fase de llenado vesical (en forma de vejiga hiperactiva), los fármacos dirigidos a la primera entidad (Tadalafilo 5), podrían servir.

¿Cuándo operar?

Finalmente, existe la posibilidad quirúrgica, que no siempre es la opción última del tratamiento, ya que en muchas ocasiones los síntomas que se asocian a la hiperplásica benigna de próstata no responderían al tratamiento quirúrgico, y en otras ocasiones, por el contrario, el tratamiento quirúrgico estaría indicado ya, en las fases iniciales de la enfermedad. El urólogo tiene la palabra.

Dr. Jesús Salinas y Dr. Santiago Méndez - Servicio de Urología. Hospital Clínico San Carlos. Madrid.
Dr. Jesús Salinas y Dr. Santiago Méndez
Servicio de Urología. Hospital Clínico San Carlos. Madrid.
 
Icono comentarios
Comentarios (0)

Introduzca su comentario.



He leido y acepto las condiciones de uso

PORTAL DE FORMACIÓN
Cursos on-line de la SEGG
BOLSA DE TRABAJO
Bolsa de trabajo de la SEGG
Bimédica - Artículos sobre incontinencia urinaria
PATROCINADO POR SEGG
PUBLICACIONES SEGG
GlobaLLC

SOCIOS COLABORADORES