No cerrar sesión

Indique el email con el que se registró y la nueva contraseña que desee tener.

Recibirá un correo para validar el cambio de contraseña.

Condiciones de uso

Entrevistas de Vida Activa

Santiago Grisolía

Santiago Grisolía
Entrevista a Santiago Grisolía
Científico, investigador. (Valencia, 1923) Logo experiencia de envejecer

¿Quién es?

Es una de las personalidades científicas más comprometidas con la investigación española. Después de licenciarse en Medicina en la Universidad de Valencia, amplió sus estudios en la Universidad de Nueva York bajo la supervisión de Severo Ochoa. Ha publicado más de 400 trabajos científicos y artículos divulgativos, además de desarrollar una labor docente e investigadora en diversos países europeos y de América. Fue Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 1990, y actualmente es presidente ejecutivo de los Premios Rey Jaime I, de la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados, preside el Consell Valencià de Cultura y colabora con numerosas instituciones, centros de estudios y proyectos científicos.

Con todos estos compromisos ¿cuántas horas dedica a diario a su trabajo? ¿cómo se las arregla para poder abarcar tanto trabajo?

Bueno, tengo buenos amigos que me ayudan. Y además, tengo buena salud, a pesar de haber sufrido algunos incidentes como una neumonía hace dos años o una ciática, pero por suerte nada muy grave.

¿Cómo es su experiencia de envejecer? ¿Considera que lleva usted un envejecimiento activo?

En realidad, no te das cuenta de que tienes años. Una de las enormes ventajas de esta profesión es que ves y estás en contacto con gente joven, por lo que parece que no eres consciente de la edad que tienes.

¿Qué es lo que le anima a seguir trabajando, impartir cursos, viajes, ponencias?

Bueno, me acuerdo que mi hijo mayor una vez me preguntó cuándo me iba a jubilar y yo le dije que nunca. Y en todo caso, nunca cerca de él porque nos pelearíamos. En serio, lo más importante es seguir haciendo cosas que quieras hacer; que te diviertan. Además, hay que darse cuenta de que, estadísticamente, la mayoría de las personas que se jubilan pronto, se mueren rápido. Por eso cuando hablan tanto de jubilación, a los que seguimos con cierta actividad, nos sorprende. Por ejemplo, en EE UU no es la edad lo que determina si te jubilas o no, sino tu capacidad. Si estás bien, puedes seguir trabajando. Mi amigo Paco Gomar, ya murió, me dijo un día que “la jubilación es el júbilo de los demás”.

Con tanta actividad, ¿dispone de tiempo libre?

Sí, claro. Aunque ahora no voy tanto al cine como iba antes. Llevo unos meses que voy menos, la verdad. Además, me gusta leer novelas…

Lee y escribe. Con 86 años publicó su primera novela “El enigma de los grecos”, parece que siempre está involucrado en nuevos proyectos, ¿le gustan los retos?

Sí, es verdad. Me gusta escribir. Pero, esa novela me costó mucho tiempo. Tengo otra en mente, pero lleva mucho tiempo. Por otro lado, además de novelas escribo artículos…

Además de la mente, ¿se cuida físicamente?, ¿cómo se alimenta?

Como cosas muy simples que antes se comían con más frecuencia (garbanzos, arroz, judías) Creo que abusamos demasiado de la carne. Yo intento comer más pescado y fruta, aunque no te creas que me gusta demasiado.

Hemos sabido que usted es amante del tiro con arco, ¿es cierto?

Sí, es cierto. Era, además, muy bueno con el tiro con arco; no excelente, pero muy bueno, cuando vivíamos en Wisconsin. Pero la verdad, solo fuimos una vez a cazar y para hacerlo con arco hay que acercarse mucho a la presa. Y, lo cierto, es que al ver a los animales tan bonitos… ¡nos volvimos sin tirar!. Ahora ya no lo practico, voy al gimnasio. Además, nado, hago pesas… Un poco de pesas, sí, pero no un esfuerzo fuerte.

También me gusta caminar. Todos los días voy desde mi casa a la Fundación o al Consell… Más o menos un kilómetro y medio. Muchas veces, los fines de semana, voy al museo de San Pío V, y voy caminando con mi mujer casi dos kilómetros.

Todos los días, ¿tiene actividad en la Fundación y en el Consell?

Sí, todos los días voy a trabajar a los dos sitios. Y además, de vez en cuando, tengo que ir al Museo de las Ciencias porque hay una comisión delegada del Centro Príncipe Felipe. Hay una serie de cursos que llevan mi nombre, en el auditorio en la Ciudad de las Ciencias.

Imagen

Usted ha recibido múltiples premios a lo largo de su carrera, y ahora es usted quien los da y reconoce la valía de los demás, ¿le gusta esta faceta?

Es una sensación muy agradable. El año que viene ya se celebran los 25 años de los Premios Jaime I. Poco a poco se ha ido desarrollando. Empezamos con un premio en ciencias básicas; después se añadió uno de economía. Ahora tenemos uno de medicina, otro de medio ambiente, emprendedores.

Pero esto no es que sólo damos un premio y ya está. A los que se les da el premio siguen reuniéndose, trabajando en un consejo consultivo, dos veces al año. Además, el jurado que dicta el fallo lo componen hasta 22 premios Nobel, lo cual muestra el nivel de estos premios.

¿Qué le parece la juventud de hoy en día? ¿Les ve tan motivados como en su época?

Lo he dicho muchas veces. Los jóvenes actualmente están mejor preparados que antes. Tienen más recursos de nuevas tecnologías que antes nosotros no teníamos. Sin embargo, la situación para ellos es complicada. Hay mucha competencia y no sólo en España; es universal. No sé cómo se solucionará, pero espero que mejore.

¿Le preocupa el envejecimiento poblacional que se está produciendo especialmente en Europa?

Como viejo no me preocupa demasiado (risas). La gerontología en España es reciente y es importante, pero lo más importante son los jóvenes. Es curioso, cuando yo era muy joven, un señor de cuarenta años ya era considerado muy mayor; sin embargo, ahora no lo es. Vemos señoras con setenta estupendas.

Lo de la edad es relativo, como decía un proverbio: todo está en la cabeza.

¿Y cuál es su edad “relativa”?

No lo he pensado. No pienso en la edad, en realidad. Tengo 89 años y me gustaría llegar a cien. Un amigo mío decía que su padre llegó a los 100 y que, normalmente, los hijos suelen vivir un poco más. Yo quiero llegar a los cien porque quiero cuidar de mis hijos.

¿Qué le hace sentirse bien en este momento de su vida? ¿El trabajo, la familia, …?

Mi familia, mi trabajo… mis nietos. Tengo tres nietos; una nieta y dos chicos. Todos están EE UU, pero tenemos reuniones continuas, estamos en continuo contacto.

¿Y piensa en regresar a EE UU?

No, no. Los EE UU de ahora no son los mismos que cuando fui. Además, yo estoy bastante molesto con algunas cosas que han pasado. Obama, por ejemplo, no ha hecho cosas que dijo que iba a hacer. Por ejemplo, no ha cerrado Guantánamo. Le dieron el premio Nobel inmediatamente y, la verdad, no sé por qué …

Y además, mi mujer, que es americana, dice ahora que es una valenciana más.

¿Le queda algún proyecto por desarrollar?

Bueno, le recomiendo que lea un libro de Ross Smith, que me impresionó mucho de joven. Es la historia de alguien que se dedica a la ciencia, lo deja y se dedica a otras cosas. Y, al cabo de muchos años, estando con un amigo en un lago le dice: “Ya es hora de volver al laboratorio”. Yo quiero volver… pero hay que ser realistas y si estás fuera de la ciencia un año… es complicado regresar, aunque leas ciencia, hables con tus amigos de ciencia y escribas sobre ciencia.

 
Icono comentarios
Comentarios (0)

Introduzca su comentario.



He leido y acepto las condiciones de uso

PORTAL DE FORMACIÓN
Cursos on-line de la SEGG
BOLSA DE TRABAJO
Bolsa de trabajo de la SEGG
Bimédica - Artículos sobre incontinencia urinaria
PATROCINADO POR SEGG
PUBLICACIONES SEGG