Uso de cookies
Este sitio web utiliza cookies analíticas de terceros, para conocer los hábitos de navegación de los usuarios con la finalidad de mejorar la calidad del servicio. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en “Si, acepto”.
SOCIOS / SOCIAS
Y PROFESIONALES
Noticias
Los abuelos y abuelas apoyo fundamental en la familia y su rol imprescindible en la sociedad

Miércoles, 26 de julio de 2017
  • La relación abuelo-nieto es imprescindible para las dos partes y también para la generación intermedia.
  • Aproximadamente 1 de cada 4 abuelos cuida de sus nietos y dedica una media de siete horas diarias. 
  • Ejercer el rol de abuelo es una forma de sentirse socialmente integrado, incrementando el bienestar y el sentimiento de utilidad, disminuyendo el sentimiento de soledad, sobre todo en momentos de pérdidas.

La figura del abuelo se ha reforzado en los últimos años debido al protagonismo que están adquiriendo en su labor de cuidadores auxiliares y de apoyo en los momentos de crisis económicas y familiares. De hecho, según datos de la  Encuesta de Salud, Envejecimiento y Jubilación de Europa (SHARE, 2006), uno de cada cuatro abuelos españoles cuida de sus nietos; y dedica una media de siete horas diarias, dos más que la media europea.  A lo que el Presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, el Dr. José Antonio López Trigo responde: “aunque en la mayor parte de los casos, esta actividad se hace de forma voluntaria y con agrado, también es verdad que, en algunos casos, las abuelas y abuelos tienen la sensación de realizar una jornada laboral a tiempo completo y se sienten forzados en unas cargas de cuidados y educación”.

Los abuelos ayudan a  padres y nietos, y son referentes, fuente de experiencia y sabiduri´a. “La figura del abuelo/a es fundamental para el desarrollo personal de los nietos. Por un lado, los abuelos ejercen de gui´a y ayuda en la paternidad/maternidad. A menudo, son modelo de rol para los futuros padres: desde las primeras tareas de cuidado del recién nacido hasta las pautas de crianza o el mantenimiento de límites en la adolescencia”, comenta la Dra. Sacramento Pinazo-Hernandis, Vicepresidenta de Gerontología de la SEGG.

Por otro lado, la doctora afirma que la abuelidad también es importante para los mismos abuelos. Puesto que “ejercer el rol de abuelo es una forma de sentirse socialmente integrados, incrementando el bienestar el sentimiento de utilidad, disminuyendo el sentimiento de soledad sobre todo en momentos de pérdidas”.

Triadó y Villar (2000) encontraron que ese rol que se le otorga al abuelo de memoria familiar y vínculo entre su pasado y su futuro, repercute a su bienestar personal, dándole significado a su trayectoria vital en la etapa de la vejez. Además, en el estudio realizado en 2008 por Triadó, Villar, Solé, Celdrán, Pinazo-Hernandis, Conde y Montoro-Rodríguez, se mostraron los beneficios que obtienen los abuelos con el cuidado de los nietos: disfrutar con el rol de abuelo, tener mayor cercanía con los nietos y sentirse contento por ello, hacer feliz al nieto/a al pasar tiempo con él/ella, satisfacción general con la abuelidad, que el nieto/a sea la alegría de la casa, tener un mayor sentimiento de actividad y que la abuelidad de sentido a la vida en general. 

De todo lo anterior se extrae que la relación abuelo-nieto es imprescindible para las dos partes y también para la generación intermedia. “Entre abuelos y nietos se crea un vínculo especial de reciprocidad, aportando cada uno aspectos fundamentales y únicos al otro”, concluye Pinazo-Hernandis. 

Decálogo del abuelo canguro: 

La SEGG felicita a los abuelos y abuelas por el importante rol que ejercen y facilita estas recomendaciones para cuando asuman la tarea de cuidar a sus nietos:

  1. Haz lo que puedas y no te sobrecargues de labores. Cuidar de los nietos debe ser una actividad placentera, nunca una carga o una labor que nos supere. 
  2. Aprende a decir “No”. Ante tareas en las que no te veas capaz, o si tienes otros planes o compromisos, no tengas miedo de decir a tus hijos.
  3. No descuides tu salud. Conoce dónde están tus límites y no te olvides de tus revisiones médicas.
  4. Establece una buena comunicación. Ante cualquier problema o si la situación se te va de las manos, háblalo con tu hijo/a. Lo mejor será establecer unas reglas básicas y que siempre haya una comunicación fluida entre ambos.
  5. Resérvate tu propio espacio y tiempo. Sigue practicando las actividades que tanto te gustan y disfruta de tus ratos de ocio.  
  6. Mantente en buena forma física. Haz ejercicio, sigue una dieta adecuada y estimula tu mente.
  7. No te sientas culpable si no eres capaz de realizar las tareas como las antes. Debes pensar que ya no tienes ni la agilidad, ni los años que cuando tu tenías hijos y es lógico que las cosas no te salgan igual de bien o incluso que no puedas desempeñar alguna tarea, no te culpes por ello.  
  8. Intenta realizar actividades con tu nieto que se adecuen a ti y que os reconforten a los dos. Debes pensar también en ti a la hora de planificar actividades, por ejemplo, llevar a tu nieto a un parque de atracciones puede ser demasiado inadecuado y estresante para ti, pero en cambio un paseo por el parque o unos juegos de mesa pueden resultar estupendos para pasar una tarde.
  9. Pon límites. Estar con el abuelo no significa que el nieto “haga lo que le dé la gana”. Establece una serie de normas que tu nieto debe cumplir cuando esté contigo.
  10. Disfruta de tu nieto y de los momentos compartidos con él. Intenta ver el lado positivo de las cosas y saca partido a las experiencias vividas junto a tu nieto.
Comentarios (0)
Para enviar comentarios debe indicar su usuario y clave de acceso.

Usuario:
Clave:
He leido y acepto las condiciones de uso

Si no estas registrado, regístrate aquí
Tu comentario
¿ Quieres compatir esta página ?
Socios Colaboradores
No cerrar sesión
Patrocinado SEGG
Publicaciones

Sociedad Española de Geriatría y Gerontología - Príncipe de Vergara, 57-59, 1ºB esc. B. 28006 Madrid Tel: (34) 91 411 17 07 Fax: (34) 91 564 79 44   -  Contacto webmaster